Educación emocional

educación emocional

Los sentidos se convierten en nuestra primera fuente de información para conocer el mundo que nos rodea. El malestar provocado por el frío, el dolor… estimulan el llanto en los bebés sanos, que advierte a los que están a su cuidado de que deben ser atendidos. Una respuesta positiva a sus necesidades acompañada de afecto y contacto físico contribuirá a un desarrollo emocional más equilibrado del niño/a, a la generación de mejores vínculos de apego y a una mayor capacidad de relacionarse con los demás.

Conscientes de que la emocionalidad forma parte de nuestro ser persona y de que su desarrollo equilibrado depende en gran medida de que desde la más tierna infancia contemos con modelos emocionales adecuados, trabajar el conocimiento y la gestión de las emociones de forma sistemática y programada, es una de las apuestas centrales de nuestros colegios.

Los niños y niñas de Infantil han de reconocer estados de ánimo y emociones propias y ajenas, identificar algunas de las circunstancias que los generan y adquirir algunas destrezas básicas que les facilite su adecuada gestión. Cuidar el mundo de los sentimientos y emociones es favorecer el aprendizaje y el bienestar de nuestro alumnado de todas las edades.


volverINFANTIL